Sobre mí

Me llamo Gentzane, que en euskera significa Paz. Soy viajera hambrienta, creativa, profesora de corazón, apasionada de la cocina y ama (madre). Actualmente vivo en Bilbao (Bizkaia), pero sueño con vivir en Urdaibai, cerca de la familia.

El bordado ha estado siempre presente en mi vida. Crecí encontrándome trocitos de hilos por casa y con muchos cuadros bordados a punto de cruz por mi ama por las paredes. Y guardo con mucho cariño los pañuelos de algodón con bordados a mano que me enviaba una familiar desde el convento de clausura de Gernika. La primera técnica que aprendí en casa fue la de punto de cruz. El paso al bordado moderno o contemporáneo lo di de forma natural y espontánea hace más de una década. Soy autodidacta y nunca paro de aprender y perfeccionar.

El bordado es terapia y adicción al mismo tiempo, es una válvula de escape creativa que me permite dejar un trocito de mí en cada puntada. Me ayuda a recuperar el ritmo natural, a reconectar conmigo misma.

Gentzane Landa Sobre mi 2
Gentzane Landa - Sobre mí

Mis piezas son piezas artesanales creadas puntada a puntada a fuego lento y con mucho mimo. Lo hecho a mano atrapa el momento personal del artesano, por eso son tan especiales.

Tristeza, alegría, calma, incertidumbre, felicidad, ilusión, esperanza, amor. Son sentimientos que se perciben en la tensión del hilo y en la delicadeza de las puntadas, se deshacen a través de las manos y quedan atrapados entre la tela y las hebras de colores.

 

Ahora más que nunca, lo que a mí me mueve es esa creatividad emocional, bordar emociones es mi especialidad.

Creo bordados y complementos donde los protagonistas son los colores y las texturas. Piezas hechas a mano con corazón, responsables, de diseño propio y sobre todo, que transmitan algo especial.